dissabte, 27 d’abril de 2013

Empezar de nuevo VIII (b)

Título: Empezar de nuevo
Autora: Mari-chan (kaitovsheiji)
Género: Drama, Romance (Shounen-ai), Amistad, Universo Alterno...
Personajes: Hey!Say!BEST
Pareja(s): YabuHika (Yabu Kota & Yaotome Hikaru)
Tipo: Capitulado
Capítulo: 8b/10
Sumario: Hikaru y Yabu eran buenos amigos hasta que el primero cambió, se alejó de su mejor amigo y empezó a ignorarle. Ahora, después de seis años, han vuelto a juntarlos en la misma clase. ¿Volverán a hablarse? ¿Por qué Hikaru cambió de repente? ¿Se rendirá Yabu ante las negativas de este? y ¿Cuál es la razón por la que Inoo y Daiki están tan preocupados?
NA: Después de más de un año... *retumbo de tambores* Aquí tenéis el capítulo ;)
NA2: Sé que puede que haya incongruencias médicas, aún no hemos estudiado el cerebro en la facultad por lo que no puedo aseguraros que esa parte esté bien. En cuanto al corazón, es verdad que un mal taponamiento de la fosa oval puede conllevar trombos e incluso afectar al cerebro. Dicho esto, os dejo con el capítulo.


Hikaru suspiró, había algo relacionado con el olor en los hospitales que le hacía odiar el lugar cada vez más. El hecho de llevar en él más de dos días sin saber aún por qué realmente estaban allí no hacía más que aumentar la fobia que estaba adquiriendo a marchas forzadas.
Recorrió los pasadizos con los dos vasos de café que había ido a comprar a la cafetería del hospital, uno para él y otro para su madre, porque llevaban demasiado tiempo allí sin saber nada y, aunque sabía que no se iban a dormir, ambos estaban ya al límite de sus fuerzas.
Todo eso empezó con algo demasiado habitual en su casa, su padre le estaba pegando cuando cayó, blanco, al suelo, con las manos en la cabeza. Asustado, Hikaru corrió hacia su lado e intentó reanimarlo, pero el hombre no reaccionó y el pánico que el chico sentía no hizo más que aumentar. Su madre volvía a golpear la puerta, los golpes habían parado y eso la obligó a preocuparse aún más. El adolescente se levantó, temblando, y abrió la puerta para que ella pudiera entrar. Hotaru tenía los ojos muy abiertos y su piel estaba, si cabe, más pálida que la de su marido.
El chico, al ver que su madre no reaccionaba, corrió donde estaba el teléfono y llamo a una ambulancia y, así, llegaron al hospital más cercano.

*****

Tras hacerse cargo del Sr.Yaotome, la enfermera fue a avisar a su familia. Enseguida se dio cuenta del aspecto deplorable que definitivamente presentaba el hijo de dicho señor. La enfermera informó a la señora Yaotome de que habían conseguido estabilizar a su marido y que le estaban haciendo pruebas y pronto podrían decirles la razón de su desvanecimiento.
Después de eso miró el papel que le habían dado los médicos a cargo de ese caso e hizo las preguntas pertinentes a las dos personas que habían acompañado al señor Yaotome al hospital en la ambulancia. ¿Ha sufrido otros ataques parecidos a este, el señor? ¿Hace ejercicio a menudo? ¿Fuma? ¿Sufre de estrés en su trabajo? ¿Estaba haciendo alguna actividad extenuante cuando se dio el ataque? y otras preguntas que sólo alguien experto entendería por qué se hacían fueron las que tenía escritas en el papel.
Sin embargo, cuando terminó las que tenía escritas añadió ella algunas otras más, llevaba demasiado tiempo en urgencias como para no darse cuenta que el titubeo que el menor, pues su madre parecía estar aún en estado de shock e incapaz de reaccionar, había tenido a la hora de responder algunas de las inquisiciones era más que sospechoso.

*****

El sólo hecho de recordar las preguntas que le había hecho la enfermera le provocaba arcadas. Sabía que no debería haber mentido diciendo que los moratones eran a causa de una pelea, que debería haber aprovechado el momento para confesar la tortura a la que su padre les había estado sometiendo durante seis años pero, igual que todas las veces que se había planteado denunciar el maltrato, había llegado a la conclusión que, aunque vivir con el hombre era un suplicio, vivir sin él sería peor, ya no por él mismo (hacía tiempo que había superado su complejo hacia su padre) sino también por su madre.
Su familia había sido de tradiciones fuertes y tras haber vivido toda su niñez y parte de su juventud bajo la influencia de su padre, Hotaru había pasado a depender del que ahora era su marido, de manera que si de pronto Hikaru se lo quitaba, la mujer se quedaría sin razones para seguir viviendo según sus costumbres ordenadas.
Hikaru suspiró. ¿Por qué los malditos médicos aún no habían averiguado qué era lo que le había fallado a su padre? No tendría que haber sido tan difícil, al menos sabían que el problema estaba en la cabeza. No entendía por qué había un cardiólogo involucrado ni por qué habían hecho llamar a un oncólogo… ¿No debería el neurólogo haber detectado el problema de una vez?

*****

Tras tres días de inquietud, el doctor supervisor del caso les había hecho llamar a su despacio. Lo que les había contado, aunque dicho con palabras sencillas, había hecho entender al chico la complejidad de la situación y por qué habían tenido que pasar por tantas pruebas antes de obtener la razón.
Su padre tenía un problema en el cierre de la fosa oval (una parte del corazón que, en el embrión, comunica las dos aurículas, pero que debe cerrarse tan pronto el bebé empieza a respirar), que había provocado que se formara un coágulo y esto era lo que le había causado el ataque que los había llevado allí.
Sin embargo eso no era todo. Cuando le hacían las pruebas para comprobar la extensión del posible daño cerebral causado por la falta de oxígeno e irrigación que había sufrido el encéfalo del paciente, los doctores habían visto una mancha inusual en las imágenes tomadas. Temiendo lo peor, habían querido analizarla y tras otra vista por parte de expertos, habían concluido que era un tumor. Aún no sabían si era benigno o maligno, pues la prueba que lo determinaría era invasiva y necesitaban consentimiento firmado de parte de la familia pero por el tamaño del abultamiento estaba claro que había tenido que haber alguna señal.
El doctor les preguntaró si habían notado algún cambio en la personalidad o la manera en que su padre hacía las cosas de un tiempo hacia el momento.
Las cosas empezaban a tener sentido en la mente de Hikaru, pero, aunque sabía que el infierno que habían vivido podía perfectamente no estar causado por los problemas médicos de su padre, el chico no pudo evitar sentir un mínimo hilo de esperanza.
Su madre firmó el consentimiento y, tras decirles que de no haber reaccionado tan deprisa, su padre estaría en condiciones mucho peores, el doctor se fue.

*****

Lunes. Por fin, Hikaru había conseguido que su madre dejara el hospital y le acompañara a casa para descansar durante unas pocas horas. Sabía que no podía dejarla sola, no estaba lo suficientemente estable emocionalmente y no quería que quemara la casa por casualidad mientras intentaba hacer la comida cuando él estuviera en el instituto. De ninguna manera podía ir a clase con su madre en ese estado.
Hikaru le mandó un mensaje a Kei-chan contándole qué había pasado tan superficialmente como pudo y pidiéndole que informara al profesorado del ingreso de su padre al hospital (sabiendo que con eso excusaría sus faltas de asistencia).
Les habían dicho que los resultados tardarían un par de días a llegar y que tenían que esperar hasta el miércoles para tener el diagnóstico definitivo.
El martes lo pasó como en un sueño. Por la mañana acompañó a su madre al hospital y por la tarde hizo los deberes que le habían traído sus amigos pero no estaba atento a nada de lo que hacía realmente.
Por fin llegó el miércoles y con él los resultados. Parecía que no era cáncer pero era de vital importancia que operaran para sacar el tumor del sitio y cauterizar la zona para evitar otro crecimiento anormal. La cirugía se haría ese mismo fin de semana y tan pronto el hombre despertara empezaría la recuperación.
Era como si le hubieran sacado un peso enorme de encima. Hotaru parecía mucho más compuesta por aquel entonces. Contrariamente a lo que le había pasado a su hijo, la mujer había ido ganando seguridad en los últimos días, de manera que era ella ahora la que estaba más preparada para cualquiera de las noticias que les pudieran dar.
Fue Hotaru quien obligó al chico a levantarse el día siguiente, ponerse el uniforme y desayunar para prepararse para el día de clases, argumentando que le iba a hacer bien tener un día normal y volver a acostumbrarse a la rutina.

*****

Hikaru sabía lo que le esperaba cuando llegara al instituto. Sabía que sus amigos no harían nada más que intercambiar miradas cómplices y preocupadas que le dejarían con mal sabor de boca y que habría alguien que no se callaría todas las preguntas que llevaba haciéndose desde hacía tiempo. Sabía que no iba a querer contestar las preguntas y que, por fin, iba a perder a la persona que había estado extrañando desde antes e separarse de ella. O eso, al menos, era lo que él creía, porque cuando su ex-mejor amigo le había arrastrado hacia detrás del edificio principal del instituto y le había ordenado, porque eso definitivamente no era una pregunta, que le contara lo que había pasado, lejos de sentir presión por la imposición forzada que le había hecho su ex-mejor amigo, un extraño alivio le invadió. Sin saberlo, había estado esperando que alguien le obligara a contarlo todo. Así que lo hizo.
De un tirón y sin levantar la vista del suelo le contó todo lo que había pasado, todas las razones que había tenido para cambiar y, aún más importante, como se había sentido en cada momento: la frustración, el miedo que había sentido, por él y sobretodo por su madre, las ganas de huir, el hecho de no poder hacerlo para no dejar a su madre sola… todo eso fluyó como agua desde su boca hacia las orejas del más alto, como si las palabras supieran cómo hacerlo para llegar y dónde exactamente tenían que instalarse para conseguir transmitir el mensaje.
Él no pudo apreciarlo, pero la expresión del mayor pasó de ser triunfante a sorprendida, y luego a algo parecido al horror, seguido rápidamente por preocupación y, al final, un sentimiento semejante al odio.
Cuando acabó y miró al otro a los ojos sabía lo que iba a decir, Kei y Dai-chan (aun sin habérselo contado todo) se lo habían dicho tantas veces al principio, que ya estaba harto de oírlo. La respuesta siempre había sido y sería la misma, no podía hacerlo.
- Tienes que den…
- No lo haré.
- Hikaru –oyó al más alto repetir su nombre enérgicamente, intentando hacerle entrar en razón.
Había pensado en ello tantas veces… Había soñado que lo hacía, que él y su made se libraban de la pesadilla y que volvían a ser felices, pero cada vez que se lo planteaba un sentimiento inamovible de tristeza aparecía en su corazón, obligándole a aceptar que nunca sería capaz de ser feliz sin su familia (que, aunque muchos no se lo pudieran creer después de toda esa pesadilla, incluía a su padre tanto como a su madre).
- Kouta –pronunció con fuerza, para que el otro le escuchara-. No lo haré.
- Pero… No puedes dejar que…
- No lo haré –reiteró el más joven, obligando al otro a mirarle a los ojos.

dissabte, 2 de febrer de 2013

Enero 2013

NA: Ninguno de estos drabbles tiene pareja o nombre de personajes para que podáis imaginar a quien queráis. Los títulos más que títulos son el 'tema' del drabble.
NA2: Forman parte de una especie de desafío que me he autoimpuesto para no perder la cosumbre de escribir. Juro que subiré los que sea que haya escrito hasta el momento al final de cada mes :)
NA3: De pronto y sin saber por qué tengo muchísimas ganas de continuar escribiendo Empezar de Nuevo :D Puede que hasta me sorprenda a mí misma regalándome el siguiente capítulo por mi cumpleaños (aunque aún falta para abril)

Título: Circus
Género: UA, Tragedia
Palabras: 144

Se da cuenta de que están solos, abandonados en esa triste y descolorida carpa de circo, carpa que sabe que pronto va a llenarse de gritos y aplausos, y por primera vez desde que han caído al suelo, le mira. El otro levanta la vista, desesperado, intentando decirle algo, tosiendo sangre en lugar de palabras. Sigue sin poder despegar sus ojos de él y, sin siquiera pensar en lo que está haciendo, se arrodilla a su lado y pone su cabeza en su regazo. Le ve volver a intentar decir algo y le acaricia la frente y las mejillas, rezando, ni él se lo puede creer, para que todo vaya a salir bien. Pero nada mejora y no puede ayudarle cuando intenta respirar a través de ese maldito líquido rojo, no puede hacer nada más que suplicarle que aguante, que se quede con él.

Título: Hidden
Género: UA
Palabras: 106

Cuando le ve cesa de moverse, incapaz de seguir con su trabajo. Le ve pasar y espera que no le reconozca, dentro de esa jaula, en su verdadera forma, bailando para todos los clientes del club. Puede escuchar, sentir, los golpes en su escenario, animándole a seguir, pero se encuentra inmóvil al advertir sus ojos sobre su figura. Reemprende su alocada danza, deseando que, de la manera en que le ha visto, el otro se olvide de los muchos rasgos que conserva de su otro aspecto y no le reconozca. Pero todas sus esperanzas se desvanecen al descubrir en esos ojos un brillo de asustada comprensión. 

Título: Blood
Género: UA
Palabras: 130

La bestia es fuerte, feroz y astuta, más rápida de lo que ninguno de ellos jamás soñaría ser; los tiene acorralados. Los caballeros son jóvenes, audaces y valientes, más disciplinados que los mejores soldados del rey; los 5 están decididos a liberar a su princesa. La lucha se alarga, ardua y sangrienta, plagada de heridas y perseguida por el olor de la muerte; finalmente acaba. El dragón está muerto, después de tantos esfuerzos, y de las lágrimas de sangre que gotean de sus heridas, formando un charco en el suelo a su alrededor, inmediatamente brota una rosa, roja como la bandera del castillo que todos ellos han defendido toda su vida. Preciosa es la vista de esa rosa que allí permanecerá eternamente, en ausencia de un caballero que la regale. 

Título: Closer
Género: UA, Romance
Palabras: 111

- ¿Qué te ha mandado? –le pregunta, apoyando la barbilla en el hombro del más alto.
- Algo sobre que su novio es estúpido –contesta el mayor, frunciendo el ceño-. Ni siquiera sé por qué hace esto cada vez que se pelean.
- Porque sabe que te importan –replica el más bajito, su aliento acariciando la nuca del otro, que se gire y se da cuenta de lo cerca que están.
Se quedan en silencio, ninguno de los dos atreviéndose a romperlo, un rubor abriéndose paso hacia las mejillas del más alto cuando el menor le dedica una sonrisa, la suya apareciendo cuando se inclina para que sus frentes se toquen. 

Título: Dance
Género: Romance
Palabras: 83

Ojos cerrados, espalda recta, movimientos suaves. Se mueven a través de la pista con gráciles pasos, la mano izquierda del más alto en su cintura, la derecha en la suya. El nerviosismo nunca le abandona, intenta evitar las malas miradas y la atención indeseada, él sólo quería bailar. Abre los ojos y levanta la vista sólo para encontrarse con la del otro, que le sonríe. En un instante, los demás desaparecen y el más bajito no puede hacer más que devolverle la sonrisa. 

Título: Polar Opposites
Género: Romance
Palabras: 134

El mayor parece venido de otra época; todo él decoro y maneras, preocupado por hacer lo correcto y no por su propia seguridad. El menor es totalmente contemporáneo, fiestero y siempre políticamente incorrecto; le encanta meterse en líos y se lo pasa bomba saliendo de ellos. El mayor cree en las reglas e intenta respetarlas en todo momento, pero para el menor solo están allí para romperlas. El mayor calla y aguarda invariablemente el mejor momento para decir lo que piensa, para entonces el menor ya ha soltado mil veces todo lo que le ha pasado por la cabeza. Los dos chicos son polos opuestos, pero tan pronto sus labios se tocan ambos se dan cuenta al mismo tiempo de que no hay ningún otro lugar en el mundo en el que desearían estar. 

Título: Teacher
Género: UA, Romance
Palabras: 104

Intenta resistirse, siempre lo intenta, pero nunca ha sido capaz de negarle nada. No puede evitar devolver los besos del menor. No se atreve a alejarle cuando le envuelve entre sus brazos. Es su profesor, por el amor de Dios, y todo esto no puede ser más que un error… Pero tan pronto siente el aliento del otro en su abdomen su mente se queda en blanco y no puede seguir negando que, por muy malo que esto sea para los dos, está enamorado del chico y, si puede confiar en su palabra (y de alguna manera sabe que puede), él también le ama. 

Título: Bullying
Género: UA, Hurt/Comfort
Palabras: 129

Le encuentra en el baño, acurrucado contra el váter en el último cubículo, camisa rota en el suelo y tórax lleno de golpes y moratones. Se arrodilla a su lado y sólo cuando le abraza se da cuenta de que le tiemblan las manos. El otro también está temblando, los sollozos sacuden su cuerpo, y él no sabe cómo reaccionar. La sangre le hierve por la ira acumulada pero no mueve ni un músculo. Se queda quieto y deja que el otro llore en su hombro, porque, por muchas ganas que tenga de encontrar a quien sea que haya hecho esto y hacerle pagar mil veces por cada una de las lágrimas derramadas, sabe que en este momento el otro le necesita, y eso es más importante que nada.

divendres, 2 de novembre de 2012

Stupid boy...

Título: Stupid Boy...
Pareja: YabuHika
Género: Romance, Fluff
Tipo: Drabble
Palabras: 260

Habían pasado años desde entonces, pero al verlo ahora delante de él con sus propios ojos las palabras habían desaparecido completamente de su mente. El otro lo reconoció también, y se quedó quieto, observándolo pero sin atreverse a moverse.
Hikaru frunció el ceño, después de tanto tiempo… no podía creer que el otro no tuviera nada que decir. ¿Acaso no iba a disculparse como había hecho tantas veces antes? ¿No iba a huir como hizo aquel día? ¿Acaso no iba a reaccionar de ninguna forma?
Ya estaba. Ya había tenido suficiente. Su ceño fruncido se intensificó y el chico empezó a caminar hacia el más alto, sus manos convertidas en puños. Debería haber hecho esto mucho antes.
Kouta dio un paso atrás. No sabía qué iba a hacer el otro, pero sabía que estaba enfadado y no podía culparle por ello, tenía todo el derecho del mundo para estarlo, pero aun así… Aun así había esperado, deseado, que su volvían a encontrarse algún día el otro lo perdonaría.
“¿Cómo has podido pensar así, estúpido?” se regañó. “Después de haberte alejado de aquella manera…” El mayor tragó saliva y dio otro paso atrás.
- H-Hikaru… –tartamudeó. Pero viendo que el otro no tenía ninguna intención de parar cerró los ojos fuertemente, esperando un golpe.
Pero lo que sintió en su lugar fueron dos manos agarrando su camisa y arrastrándole hacia abajo, y unos labios chocando contra los suyos.
Notando la sorpresa del otro, el menor sonrió sin siquiera pensar en romper el beso. Definitivamente, debería haber hecho esto muchos años atrás.

dimecres, 31 d’octubre de 2012

Danse Macabre

Título: Danse Macabre
Pareja: La que prefiráis :D
Género: Fantasía (puede que un poco de Horror, pero muuuy suave ;P)
Tipo: Drabble largo o One-shot cortito
Palabras: 860
NA: ¡¡¡Feliz Halloween a todos!!!
NA2: Siento no haber estado activa últimamente... la uni... u.u (y ya sé que siempre digo lo mismo, pero... ¬¬UUU)
NA3: Sólo por curiosidad, me gustaría que me dijerais qué personaje os imagiáis como el protagonista ;)
NA4: Para terminar... ¡¡FELIZ HALLOWEEN!! (sip, ya sé que ya lo he dicho, pero no me importa xD )


El chico camina hacia el cementerio. Un solo pensamiento inunda su cabeza, no la manera en la que ha llegado hasta aquí, no todo lo que ha tenido que sacrificar, sólo el hecho de que va a volver a verlo por fin.
Nunca entendió la fijación que su abuela tenía en no dejarle aprender a usar el don de la familia. Nunca comprendió por qué sólo las mujeres podían conocer, por qué sus dos hermanas mayores e incluso Sheen, la más pequeña de todos, tenían derecho a servirse de esa ventaja y a él estaba obligado simplemente a obedecer.
Ha crecido viendo a su padre doblarse ante la voluntad de su abuela y su madre, por eso nunca lo respetó. Lo que más le divierte ahora mismo es que él se había visto obligado a hacer lo mismo, hasta hoy.
En este mismo momento, el chico camina hacia el lugar que lo reunirá con la única persona que le demostró que el amor vale mucho más que el respeto, el miedo, que creía tener por sus parientas.

“Te amo”

Las puertas están cerradas, las cadenas puestas. Al chico se le escapa una risita, no puede creer lo supersticiosa que llega a ser la gente, que los muertos se levanten cada 31 de octubre… qué tontería. Vuelve a reír. Al menos hasta ahora.

“Siempre estaremos juntos”

Un simple movimiento de su mano y las cadenas ya no existen. Otra risita. Se adentra en el cementerio y se dirige al árbol que hay en el centro de él. Lo envuelve un viento frío, su capa revolotea a sus pies y Kyu alrededor de su cabeza.
La mascota que ninguna de ellas quiso, que todas despreciaron pero le dejaron quedarse ha sido su más fiel compañero desde la tragedia que lo convirtió en un proyecto de lo que es hoy.

“Siempre… juntos”

Ha llegado, por fin, y ahora sólo tiene que esperar. Esperar hasta que el reloj de la iglesia, esa misma que le había impedido siempre venir hasta aquí, diera las doce. Rio suavemente. ¿Tierra santa? Era estúpido pensar que eso le iba a detener, no con su poder actual. ¿Dios? Quizá. Si existiera.

“No te acerques a la iglesia, chico”

Kyu se posa en su hombro y se acurruca contra su cuello. Falta muy poco.
De la funda que ha estado sujetando desde que salió de su escondite, saca su más preciado tesoro. Lo acaricia y da las gracias por el egoísmo de sus hermanas. Si no le hubieran obligado a aprender a tocar, nunca habría encontrado una manera para volver a verlo.

“Chico, ¿qué vas a hacer?”

Los cuartos suenan. Kyu duerme. No va a despertarlo, necesitará toda la fuerza que pueda obtener, cuando el hechizo empiece.
Se lleva el violín al hombro y se prepara, expectante. Le ha costado tiempo perfeccionar esa melodía que se dispone a tocar, mucho tiempo para lograr los efectos deseados. Hoy, por fin, después de tantos esfuerzos, había conseguido darle vida.

“Niño, ¿eres tú? ¿Pero qué…?”

Las doce.
Sonríe. Empieza a tocar. Kyu se mueve un poco. No es el único.

“¿Hermano? ¿Estás bien? Estás sangrando”

La tierra forma remolinos y se desengancha del suelo, formando una nube a su alrededor. Sigue tocando, no puede dejar que la magia se esfume ni un solo segundo, no aún.
Aparece el primero. Se levanta del lugar donde ha descansado hasta ahora, le hace una pequeña reverencia y se dirige a la puerta que él ha dejado abierta.
Otro más. Se quita el sombrero y le saluda con un golpe de cabeza. Otro fuera del cementerio.
Siguen apareciendo uno a uno, pero ninguno de ellos es bastante para compensar el precio que ha pagado para verlos levantarse.

“Llévame contigo, hermano”

El hechizo ya ha hecho efecto. La magia inunda el lugar. Pero él no ve a quien estaba esperando.
Kyu adopta una forma que le permitirá seguir con el encantamiento. Alarga los brazos hacia él y sostiene su mirada. 

“¿Hermano? ¿Qué has hecho?”

“Siempre juntos”

Le pasa el violín a su querido Kyu y se gira para dirigirse a las puertas del cementerio. Si no va a encontrarse lo que ha venido a buscar, al menos se divertirá viendo las caras asustadas de los humanos cuando intenten huir de los muertos.
Entonces lo ve. Su cara pierde el color, se ilumina y sus ojos dejan escapar una sola lágrima.
- Estás aquí… -susurra, dando un paso hacia el otro.
Sonríe.

“Siempre juntos…”

La magia no durará para siempre. Después de todo lo que ha pasado, se da cuenta cuando la luz del amanecer empieza a aparecer en el horizonte.
Las almas comienzan su camino de vuelta y pierden solidez. En poco tiempo deja de poder tocarlo a no poder siquiera verlo. Los muertos vuelven a sus lechos.
Una última sonrisa. Un susurro…

“Te amo…”

El sol asomando por detrás de la iglesia. Un suspiro.
Recoge el violín que le tiende Kyu y empieza a caminar. Pasa por la puerta sin molestarse en cerrarlas y se resigna a esperar otro año.
Un frío viento inunda el lugar. Su capa revolotea alrededor de sus pies.
Una despedida.

“Te amo”

dijous, 13 de setembre de 2012

Premio y reparto de este y otros viejos -___-|||


Nominar a 10 seguidores que mas apoyen al blog con comentarios y mas... (abajo ^^)
Hacer 5 preguntas que mas les interesen.
1- ¿Cuál es tu nombre favorito?
2- ¿JUMP favorito?
3- ¿Cúal es tu fic favorito -de los mios-?
4- ¿Qué Johnny's escogerías como hermano mayor?
5-  ¿Y como hermano menor?
Decir quien se los dio. La fantástica Sakura-chan~



Las preguntas de Sakura-chan~ ♥

Cual es tu grupo favorito de Japón? Estoy entre Hey!Say! JUMP y Kanjani8 :D
Que es lo que mas te gusta hacer en tus ratos libres? Leer, dibujar, escribir (cuando tengo inspiración -__-|||) y mirar series en Inglés o Japonés ;P
Porque te empezaron a gustar los fics? Porque siempre he tenido ideas raras al mirar películas, series, leer libros y manga, etc. y cuando descubrí que realmente había personas que hacían lo mismo que yo... ♥o♥ )
Como conociste al grupo de Hey!Say! JUMP? Mmm... A través de JE (fue muy raro, empecé con Hana Yori Dango y me pasé a Arashi, luego KaT-TUN y busqué más grupos de la empresa y acabé con los más pequeños en el momento n.n♥)
Cual es tu pareja favorita? YabuHika ♥ (es bastante obvio si se miran los tags de este blog -___-|||||)

Le voy a dar este premio (y los otros  4 que están en esta entrada) a... (si ya tenéis alguno podéis coger los que os gusten más y ya está ♥
* Aru-chan (porque es genial y siempre que puede lee todo lo que publico y comenta y porque siempre recordaré el mail que me mandó cuando estuve desaparecida)
* Mabel (porque también fue una de las que superó mi período de desaparición sin desaparecer ella)
* Ushio &a Haine-chan
* Mi queridísima amiga Gigi (U know I ♥ U ;D)
* Hitomy-chan (porque es casi la única autora que he encontrado que escribe Chiitaro en español)
* Yaoisaotaku
* Kaen-chan



Y no puedo pensar en nadie más, ahora mismo, sorry si me dejo a alguien -___-